Las brujas de Zugarramurdi

poster las brujas

La onceava película del director bilbaíno Álex de la Iglesia es una esperpéntica y delirante comedia cargada de mitología que nos acerca a los orígenes de la brujería y los aquelarres en clave de humor, pero con irónicos y alocados brochazos de actualidad.

Ya los créditos iniciales del film son una auténtica gozada, con imágenes relacionadas con la brujería: tanto la típica que te podía llevar a la hoguera en tiempos de la Inquisición como la ejercida por mujeres de hoy, que pueden infundir más o menos miedo (como la risible fotografía de Angela Merkel, entre otras imponentes damas).

Desde el principio se nos está hablando de mujeres poderosas, inteligentes… y un poco malvadas. En ese tono continúa la historia, pero desde el punto de vista de un grupo masculino que tiene su momento estelar dentro de un coche, mientras hablan de sus vidas y sus mujeres para acabar formando una piña.

La primera parte de la película, desde el atraco en Sol hasta la llegada a Zugarramurdi (pueblo navarro equivalente europeo al Salem estadounidense) es de una acción trepidante: coches a toda velocidad, disparos, diálogos picados y mordaces…

Llegando a Zugarramurdi todo se va volviendo más brumoso y oscuro, como los secretos guardados en el lugar. Es allí donde Carmen Maura, Terele Pávez y Carolina Bang hacen acto de presencia: tres generaciones de una estirpe de brujas aguardando en un caserío desconchado genialmente ambientado por la dirección artística del film.

Pero no todo van a ser alabanzas. Al margen de algún fallito de raccord y de un cierto abuso del cliché (aunque bien traído), la historia de amor, si así se le puede llamar, deja un poco que desear. No cuadra que exista romance cuando no ha habido tiempo para que se produzca; a no ser que supongamos que Hugo Silva haya sido hechizado… Pero no es el caso.

En definitiva, que la película pierde argumentalmente hacia el final, desde la bruja que en realidad quiere ser buena de repente hasta el personaje del niño, tan jugoso hasta entonces.

Lo que sí es digno de ver y de oír es la invocación dentro de las cuevas de Zugarramurdi, donde innumerables extras enfervorecidas llenan la pantalla con su inquietante presencia y sus cánticos tribales. También cabe hacer mención a la animación de la madre de todas las brujas: una Venus venida a más que dio mucho trabajo en el momento de su creación.

Personalmente “Las brujas…” me ha encantado. El look, la banda sonora, la pareja Areces-Segura, la sorpresa de ver a Topacio Fresh, la mala leche de Macarena Gómez… Me lo pasé genial en la sala riéndome como nunca antes en el cine. Y es que el tema de la brujería me fascina. ¿Es posible que en la intro apareciesen pinturas de Ricardo Falero? Mmm… no recuerdo bien, así que tendré que hacerme con el DVD cuando salga para comprobarlo.

Anuncios

5 pensamientos en “Las brujas de Zugarramurdi

  1. Pingback: Tres días en Sitges (II) | cosasquehagomientrasrenderizo

  2. Pingback: Películas candidatas a los Goya 2014 | cosasquehagomientrasrenderizo

  3. Pingback: 28 edición de los premios Goya, por Paula Canal | cosasquehagomientrasrenderizo

  4. Pingback: “8 apellidos vascos”: la comedia del año | cosasquehagomientrasrenderizo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s