Pompeya

Atraída por uno de los hechos históricos que más me llaman la atención (y no por musculosos hermanos de la Guardia de la Noche, que conste en acta), me fui al cine a ver “Pompeya“, la nueva película de Paul W. S. Anderson, director del cual no he visto ninguna película anterior porque no suele hacer cosas que me gusten, ya que lo mío no son ni la ciencia ficción ni las pelis basadas en videojuegos; lo siento mucho.

La película trata de un niño celta llamado Milo que ve cómo su pueblo es masacrado a manos de romanos sin piedad. Con cierta astucia consigue salvarse, pero finalmente es capturado como esclavo para convertirse en gladiador años después.

Ya crecidito, Milo es un luchador rápido que mata con sed de venganza. Como es tan bueno, para no desaprovechar su talento en las provincias, se lo llevan de Londres a Pompeya, que está en plena celebración de la Vinalia (fiesta del vino dedicada a los dioses romanos Júpiter y Venus). Allí, cual hombre que susurraba a los caballos, se liga a una patricia de magníficos pómulos, pero tranquilos que es todo muy casto y light. Como también es light el tema del matar. No vayáis a verla si os encanta el rollo Spartacus, aunque en ésta también hay cámaras lentas (no siempre del todo bien utilizadas). El mayor nivel de sangre que se ve son las puntas de las espadas manchadas de rojo, pero oye, el resto te lo imaginas y listo; tampoco está mal dejar el hiperrealismo un poco de lado. El dinero se lo gastaron en recrear la erupción volcánica, que es muy impresionante.

La cinta continúa con combates entre gladiadores, equinos desbocados porque presienten lo que va a pasar, romanos muy malos, música épica y un romance imposible. La historia de amor es la clásica de “chica rica que se tiene que casar con el villano” y “chico pobre y rebelde pero con principios que luchará por su amada”. Ambos personajes tienen su confidente (ojo al tema racial y a lo que les pasa a cada uno de ellos).Póster Pompeya

Los escuetos diálogos no son nada del otro mundo, así que los suplen con acción. Y en cuanto al deficiente guión, hay algo que me chirría un montón: un personaje que no dice ni una sola palabra y parece estar ahí puesto para hacerle la vida imposible al protagonista en la arena. ¿Por qué? No lo sabemos. Yo quiero interpretar que el tipo, que lo único que hace es generar cierta tensión dramática, actúa como lo hace por envidia, pero tampoco es algo que quede muy claro en la cinta. En fin, por aquello de buscarle una motivación al personaje, porque realmente no se nos explica nada de él.

Entre todo el tinglado de pan y circo que hay montado, destaca el inexpresivo gesto de John Snow… Perdón; de Milo, quería decir. Que me pregunto yo, ¿por qué directores y montadores permiten que aparezcan siempre tantos primeros planos de Kit Harington poniendo siempre la misma cara de intenso? No le hacen ningún favor.

Y por último, comentar que, aunque la cinta empieza con una cita de Plinio el joven, se ha discutido mucho la precisión histórica de la que hace gala. Los responsables de la película dicen que realizaron una intensa labor de documentación para darle realismo a los decorados, el vestuario, etc. Pero hay muchas personas que señalan errores importantes, como en este post que os recomiendo leer si os gusta la historia, del blog Mis mentiras favoritas. Mas si dejamos de lado estas “exquisiteces” y lo vemos como un péplum más que se toma todas las licencias que cree convenientes para agilizar la trama y hacerla más impactante de lo que sería en la realidad, podríamos definir “Pompeya” como una película entretenida, efectista y épica que no está mal para pasar un buen rato comiendo palomitas.

Anuncios

2 pensamientos en “Pompeya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s