Viaje a Hong Kong

A mediados de junio fui de viaje familiar a Hong Kong, un lugar que nunca me habría imaginado visitar. Siempre que pensaba en Asia como posible destino turístico, me decantaba por Japón o por la India, pero nunca por China.

Gracias a la celebración de la boda de mi primo en la antigua colonia británica, conocí Hong Kong, un destino bastante apasionante.

Hong Kong es frenética, multicultural y un lugar de contrastes. Al salir del aeropuerto, la primera sensación fue como si me cayera una losa encima por causa del intenso calor, mezclado con mucha humedad ambiental. ¡Pasaban de las diez de la noche y estábamos a unos 30ºC!

Todo lo que bebes, lo pierdes por la piel… Pero poco a poco te vas acostumbrando a la temperatura y respirar se hace menos complicado.

Vistas desde el hotel.

Vistas desde el hotel.

Impactan los rascacielos y los andamios de bambú. Mientras cruzaba el mar en ferry desde la península de Kowloon (donde nos alojábamos) hacia la isla de Hong Kong, me acordé de Toronto. La imagen era muy similar a cruzar el lago Ontario en barco, disfrutando del skyline desde el agua.

rascacielos

bar en las alturas

Pese a ser una gran urbe capitalista llena de hormigón, luces por doquier, cristaleras de vértigo y tiendas de lujo, también hay mucho verde: montañas atravesadas por las nubes y parques que dan sensación de frescor.

Kowloon park

Kowloon park

Mención aparte merece la gastronomía, que casi nada tiene que ver con lo que comemos en los restaurantes chinos de España. Lo que más disfruté fue la comida cantonesa, la propia de Hong Kong. Tomamos un delicioso brunch de dim sum en el que no dejaban de llegar curiosos platos. Y todo ello acompañado de té de jazmín. Si tuviera que quedarme con una sola cosa, sería con uno de los postres: sopa caliente y dulce de sésamo negro.

dim sum

Aunque es un viaje muy largo (que se hace más llevadero si vuelas con Emirates), me gustaría volver a Hong Kong para ver todo lo que me falta: templos, el gran Buda, museos… Y perderme de compras por los mercados de Kowloon. Como primera aproximación, el viaje ha sido fantástico, pero creo que debería volver en una época del año menos calurosa.

iced coffe

P.D.: Fue toda una experiencia ir a la peluquería en Hong Kong. En España es algo que intento evitar por todos los medios, pero el salón de belleza al que fuimos (para estar presentables en la boda) me dejó anonadada. Supongo que es algo cultural, por todo aquello del respeto y de mantener las distancias, pero me trataron con sumo cuidado. ¡Ni un solo tirón de pelo! Y el momento “lavado de cabeza” fue lo mejor del mundo. Además, me pusieron un té con dos revistas, la Vogue y otra de decoración. Ains!

hair saloon

Anuncios

Un pensamiento en “Viaje a Hong Kong

  1. Pingback: 2015 ha sido un año de cine | cosasquehagomientrasrenderizo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s