10 pelis que vería si fuese al Festival de San Sebastián

Llegó septiembre y, con él, mi festival de cine favorito: el Zinemaldi, que ya va por su 65ª edición. Otro año más, las obligaciones no me permiten ir a disfrutar del séptimo arte en una de las mejores ciudades del mundo, que fue hogar durante un año de mi vida. ¡Cómo extraño Donosti!

Para intentar mitigar la nostalgia, he hecho una selección de las 10 películas que vería si pudiese asistir este año al festival. 10 películas que se cuelan en mi lista de pendientes de ahora en adelante. Aquí van las sinopsis de la web del festi, trailers para ir abriendo boca y, como siempre, los links de las pelis en Filmaffinity por si queréis consultar sus fichas.

#1 “Wonderstruck” (Todd Haynes)

Ben y Rose son niños de dos épocas distintas, que desean en secreto que sus vidas sean diferentes. Ben sueña con el padre que nunca conoció, mientras Rose lo hace con una misteriosa actriz cuya vida narra en un libro de recuerdos. Cuando Ben descubre una pista en casa y Rose lee un tentador titular en el periódico, ambos comienzan una búsqueda que se desarrollará con una fascinante simetría.

El trailer me ha puesto la piel de gallina. En gran medida por la selección musical.

#2 “Mother!” (Darren Aronofsky)

La relación de una pareja se pone a prueba cuando unos invitados inesperados llegan a su casa e irrumpen en su tranquila existencia. Un fascinante thriller psicológico sobre el amor, la devoción y el sacrificio.

Fan de la tipografía en combinación con el siniestro motivo sonoro de la segunda parte del trailer. Y del póster creado por el artista James Jean.

#3 “La llamada” (Javier Calvo y Javier Ambrossi)

Segovia. Campamento cristiano ‘La Brújula’. Bernarda, una monja recién llegada, quiere salvar el campamento con su canción Viviremos firmes en la fe. La hermana Milagros, una joven con dudas, recuerda lo mucho que le gustaba Presuntos Implicados. Y María y Susana, dos adolescentes castigadas, tienen un grupo que se llama Suma Latina. Pero desde que Dios se le aparece a María una noche, todo está cambiando. Y es que a Dios le encanta Whitney Houston.

No seré yo quien se pierda la primera peli de “los Javis”, creadores de la genial webserie “Paquita Salas”.

#4 “Estiu 1993” (Carla Simón)

En el verano de 1993 y tras la muerte de sus padres, Frida, de seis años, se muda desde Barcelona a una zona rural en Cataluña. Vive con su tía y su tío, que ahora son sus nuevos tutores legales. La vida en el campo es un desafío para ella –el tiempo pasa de manera diferente en su nuevo hogar y la naturaleza que la rodea es misteriosa y distante–. Ahora tiene una hermana pequeña a quien debe cuidar. Por otro lado tiene que lidiar con nuevos sentimientos, como los celos. A menudo, Frida está ingenuamente convencida de que huir es la mejor solución a sus problemas. La familia hace lo que puede para lograr un frágil equilibrio y conseguir llevar la normalidad a su vida. Ocasionalmente escuchan jazz en el jardín, realizan salidas familiares a una fiesta o a la piscina. Estos son sus momentos de felicidad. Lentamente, Frida se dará cuenta de que está allí para quedarse y que deberá adaptarse al nuevo entorno. Antes de que termine el verano, Frida tendrá que enfrentarse consigo misma.

Tengo muchísimas ganas de ver esta película, y estoy encantada con que sea la película elegida para representar a España en los próximos Oscar.

#5 “The disaster artist” (James Franco)

The Disaster Artist de James Franco es la historia real del ‘making of’ de la película The Room que ha sido considerada como “el Ciudadano Kane de las malas películas.” La película clásica de culto de Tommy Wiseau se ha estado proyectando en salas completamente llenas por todo Norteamérica desde hace más de una década. The Disaster Artist es una buddy comedy sobre dos inadaptados en busca de un sueño. Cuando el mundo los rechaza, deciden hacer su propia película, una película maravillosamente espantosa, gracias a sus momentos involuntariamente cómicos, sus tramas dispersas y sus terribles interpretaciones.

¡Qué penita perderme a James Franco en la alfombra roja del festival! Aish…

#6 “Le sens de la fête” (Olivier Nakache y Éric Toledano)

Para la novia y el novio es la noche más importante de sus vidas. Pero es como cualquier otra noche para Max, de la empresa de cátering, Guy el fotógrafo, James el cantante, y todos los demás que trabajan en el evento. Pierre y Helena han decidido celebrar su unión en un castillo precioso del siglo XVIII a las afueras de París. Seguimos la fiesta desde la preparación hasta la salida del sol, casi a tiempo real, pero solo a través de los ojos de los que trabajan en la boda. Y será una noche llena de sorpresas.

Como alguien que ha trabajado como fotógrafa y videógrafa de bodas alguna vez, tengo mucha curiosidad por ver esta película que ofrece un punto de vista diferente. Por cierto, ¿dónde está Omar Sy?

#7 “El autor” (Manuel Martín Cuenca)

Álvaro quiere ser escritor, pero todo lo que escribe es falso, pretencioso, insípido. Trabaja como escribiente en una notaría de Sevilla y su vida es gris, coloreada sólo por sus sueños. Su mujer, Amanda, es todo lo contrario. Siempre ha tenido los pies en la tierra y nunca ha soñado con ser escritora. Sin embargo, es ella la que se pone a escribir y le sale un best-seller. Ironías de la vida. La separación es inevitable. Y en ese momento, Álvaro decide afrontar su sueño: escribir una gran novela. Pero es incapaz; no tiene talento ni imaginación. Guiado por Juan, su profesor de escritura, indaga en los fundamentos de la novela, hasta que un día descubre que la ficción se escribe con la realidad. Álvaro comienza a manipular a sus vecinos y amistades para crear una historia, una historia real que supera a la ficción.

#8 “Au revoir là-haut” (Albert Dupontel)

Noviembre de 1919. Dos supervivientes de las trincheras montan una estafa alrededor de los monumentos a los muertos en la guerra. Uno de ellos es un ilustrador brillante; el otro, un modesto contable. En la Francia de los locos años veinte su operación se convierte en algo tan peligroso como espectacular. Adaptación de la novela de Pierre Lemaitre Nos vemos allá arriba, ganadora del Premio Goncourt.

#9 “A teströl és a lélekröl” (Ildikó Enyedi)

Dos personas introvertidas descubren por casualidad que comparten los mismos sueños cada noche. Perplejos y asustados por este hecho, deciden aceptar esta extraña coincidencia e intentan recrear sus experiencias oníricas en la vida real. Una tarea complicada, pues cuanto más lo intentan, más lejos parece estar de su alcance. A pesar de ello, sus torpes intentos derribarán sus propias barreras interiores para acabar unidos el uno al otro. 

Esta película húngara ganó el Oso de Oro (Mejor película) en la Berlinale 2017. Precioso trailer.

#10 “Handia” (Aitor Arregi y Jon Garaño)

Tras haber luchado en la Primera Guerra Carlista, Martín vuelve a su caserío familiar en Gipuzkoa y allí descubre con sorpresa que su hermano menor, Joaquín, es mucho más alto de lo normal. Convencido de que todo el mundo querrá pagar por ver al hombre más grande sobre la Tierra, ambos hermanos se embarcan en un largo viaje por Europa en el que la ambición, el dinero y la fama cambiarán para siempre el destino de la familia. Una historia inspirada en hechos reales.

Ahí están. Había más pelis que me interesaban, como “El secreto de Marrowbone”, “Licht”, “Las hijas de Abril”, contenido de Netflix (que ya veré en la propia plataforma), la miniserie “La peste” de Alberto Rodríguez… Pero creo que un top ten es suficiente.

Aunque sin mí… ¡que empiece el festival!

Anuncios

Mi festival de San Sebastián como Jurado Joven

Este septiembre tuve la grandísima suerte de ir al Festival de cine de San Sebastián como integrante del Jurado Joven. No solo me reencontré con mi queridísima Donosti, sino que también pude pasar un tiempo genial con tres amigas. Lástima no poder haber visto a más gente, pero es que ser Jurado Joven absorbe mucho tiempo. ¡Son horas y horas frente a la pantalla! Pero qué manera tan fantástica de invertir el tiempo…

Además de ver decenas de films en versión original, también pudimos comprobar cómo son un buen puñado de famosos en carne, hueso y tinta (por aquello de los autógrafos jeje). Pero no solo de cine vive una, también hubo lugar para disfrutar de la gastronomía donostiarra y de visitar cuatro exposiciones. No lo digo, lo muestro (y disculpad la calidad de las imágenes, todo está sacado con el iPad):

Manjares_donostiarras

Platos del restaurante Bide bide. Ñam!

Viñeta de la exposición por los 50 años de Mafalda.

Viñeta de la exposición por los 50 años de Mafalda.

Exposición de la película "Metrópolis" en San Telmo.

Exposición de la película “Metrópolis” en el museo San Telmo.

Exposición "Frivolité: indumentaria del siglo XVIII".

Exposición “Frivolité: indumentaria del siglo XVIII”, también en San Telmo.

Otra exposición que vimos, pero en la que no se podían hacer fotos, fue la de Terry O’Neill, fotógrafo de leyendas como los Beatles, David Bowie, Audrey Hepburn, Kate Moss, Nelson Mandela, Amy Winehouse y un larguísimo etcétera.

No obstante, lo más relevante del viaje fue, por supuesto, el Cine (sí, sí; con mayúscula). Nos recorrimos todas las salas de la ciudad salvo los cines Trueba, nos dieron invitaciones por la calle y por la cara para ver películas en el gran auditorio del Kursaal, tuvimos cerca a estrellas del panorama nacional e internacional e, incluso, ¡fuimos figurantes en la gala de clausura! Tener a Raúl Arévalo a unos centímetros de distancia e intercambiar unas palabras con él, fue lo más emocionante del mundo mundial. Eso, junto al autógrafo de Pedro Almodóvar y la llegada de Orlando Bloom a la alfombra roja cual salvaje motero, serán las tres cosas que recuerde siempre con más entusiasmo.

Y aunque no pudimos ver todas las películas que queríamos ni a todos los famosos que pasaron por Donosti (que son muchísimos), no hay queja posible. Para quien le interese, dejo aquí un humilde vídeo con todas las películas que vimos (¿cuántas de ellas estarán este año en Cineuropa?) y los famosos que grabé, aunque en realidad nos encontramos con bastantes más. ¡Podría hacer una larga lista!

 

 

Carta de despedida

Querida Donosti:

Te escribo esta carta para despedirme de ti… Estos nueve meses contigo han sido una de las mejores experiencias de mi vida, y siempre la llevaré grabada a fuego.

Antes de conocerte, mucha gente me hablaba de lo bonita que eras, de tu estilo romántico, de tu elegancia, de tu buen comer… Yo estaba ansiosa por verte, por recorrer tus calles y descubrir tus recovecos. Iba a ser algo extraño, porque nunca había estado tanto tiempo lejos de los míos, pero resultó ser que contigo me sentí como en casa desde el primer momento. Me sentí como en casa en una ciudad con mar, con playa, con isla, con montes, con río… Una ciudad llena de niños, perros y bicicletas; de gente encantadora, de cine, de cultura y de música. Una ciudad en la que he conocido a personas de las que me cuesta separarme, y a las que espero volver a encontrar más veces a lo largo de mi vida.

Cuando leas esta carta, yo ya estaré en el tren de camino a mi adorada Galicia; no sin antes haber derramado alguna lágrima, pero con la esperanza de regresar a ti. Puede que nuestros caminos se separen ahora, pero de verdad deseo que nos reencontremos pronto y que esto no sea un adiós, sino un hasta luego, como se suele decir.

Que no te quepa duda de que pensaré en ti. Mucho. Te voy a extrañar cada día que pase, y no pararé de suspirar y hablar de lo vivido contigo. Recordaré los paseos por Ondarreta, la brisa salada en El Peine del Viento, tus hermosos edificios antiguos, tu lindo carrusel, las luces de Navidad por el Boulevard, las puestas de sol entre Santa Clara y el Urgull…

No me queda más que agradecerte tu hospitalidad y también el haberme dado tanto en tan poco tiempo. Gracias por cuidarme y por abrirme tu corazón; tú tienes un lugar privilegiado en el mío.

Con cariño y siempre tuya,

Susana.

P.D.: Maite Zaitut.