Tres días en Sitges (III)

Dicen que a la tercera va la vencida, y con razón. El jueves fue mi última visita a Sitges y rematé mi aventura por la puerta grande en el que sin duda fue el mejor día (y el más descansado, que siempre ayuda). En la conversación camino al Festival, ya con la rutina asumida y formando parte de él, repetíamos una y otra vez el mismo nombre: Jim Jarmush.

ONLY LOVERS LEFT ALIVE

El gran descubrimiento y la encarecida recomendación, el saco de azúcar para relamerse y salivar. Esta nueva obra de Jarmush nos trae un original y sugerente punto de vista de la vida y el amor vampíricos. Desarrolla una pequeña trama muy aderezada, de una forma más que lenta, pausada. Hermosura poética, estética gótica y gusto por los detalles, dan vida a una atmósfera melancólica y pasional siempre acompañada de una omnipresente musicalidad. Dos palabras de la propia película la definen: “mortalmente romántica”.

THE PHILOSOFERS*

Un experimento de una clase de filosofía, que no acaba de encajar del todo entre la programación del Festival. Es entretenida y brinda reflexiones interesantes, pero recordando a “La ola”, no llega a su nivel. Los efectos son espectaculares y el ritmo ágil. Su punto débil, en mi opinión, es un final demasiado “fácil”, que cierra el ejercicio aunque lo reduce. La demora en explicarnos ese nuevo giro final la alarga en exceso.  Para un buen rato un sábado por la tarde.

only ohilosophers

Cerramos el día, después de unas horas de espera, con el estreno de “Caídos, la ópera prima de uno de nuestros compañeros de clase. Terror lowcost con bastante buena maña, dejémoslo ahí. Ya bien entrada la noche cogimos los últimos trenes con destino a casa, una sonrisa y una bonita acreditación “Sitges deluxe” con nuestra foto y el carrito ardiente para el recuerdo. Cartel-Sitges

Aquí se termina mi experiencia en Sitges 2013. Debo puntualizar que a pesar de haber escogido las películas con muy poco tino, la experiencia del Festival ha sido muy positiva.

A por el 47!

Por Denisse Lozano

Nota de Tutanita: ¿Cuándo demonios van a estrenar “Only lovers left alive” en salas comerciales? He investigado un poco y nadie lo sabe con certeza… Por favor, distribuidores, ¡dense prisita! Gracias, Denisse :)

Tres días en Sitges (II)

Sitges es un pequeño pueblo costero donde, más allá del turismo veraniego y el Festival de octubre, parece pararse el tiempo. Paseando por las calles empedradas, junto a las playas y el puerto, pudimos comprobar que la villa se vuelca con el cine esa semana. Calles engalanadas con esqueletos, escaparates que parecen anticipar Halloween y una serie de stands con merchadising en el paseo junto al mar amenizaron los escasos descansos que nos tomábamos entre película y película.

Nuestra acreditación se terminaba con las primeras proyecciones de la tarde (por lo que muchos acabamos comiendo dentro de la sala), pero el martes alargamos nuestra estancia con gusto para asistir a la charla con Álex de la Iglesia. El cineasta, feliz de estar de nuevo en el festival que lo vio nacer, contestó de forma sincera y divertida a las preguntas del público. Nos contó anécdotas sobre sus películas, nos animó a ver “Las brujas de Zugarramurdi”, nos confesó que le gustaría hacer un musical y obligó a subir a saludar a Carlos Areces, que enseguida se fue para asistir a una de las proyecciones. De la Iglesia se puso serio para hablar del futuro del cine español y de la necesidad de reinventarse y atender la demanda del público de nuevas formas de consumo, pero también para alabar a Mario Casas como el mejor actor con el que ha trabajado, cuya cruz, según él, es ser demasiado guapo.

Tras esta charla esperé para asistir a la masterclass de Raúl García, animador en Pixar, que lamentablemente nunca llegó. Antes de todo esto, vestimos nuestro día con algunas proyecciones:

ONLY GOD FORGIVES

Coincidiendo director, parte del equipo y reparto de “Drive”, cabía esperar algo así como una segunda parte. Sin embargo, en mi opinión sólo los fans acérrimos pueden ignorar las carencias de esta película. La fotografía es impresionante, eso sí: composición perfecta, iluminación barroca con juego de sombras y vivas luces rojas, amarillas, verdes y azules. Sin embargo, cuesta encontrar el relleno de toda esta excelencia formal.  En una trama sobre un asesino en serie, lenta y difusa, Ryan Gosling roza la cara de póker continua en una sucesión de escenas de épica fallida.

Los amantes de la imagen podrán disfrutarla, los amantes de la técnica podrán reconocer cierta maestría en el uso del fuera de campo y la parte formal, los amantes del cine se aburrirán pasados unos minutos.

REAL

Otro azucarillo. Una película de Kurosawa (Kiyoshi, no Akira), narra la historia de un chico que se somete a un nuevo invento para entrar en la mente de su novia en coma y así intentar despertarla. Para que nos entendamos, podríamos decir que es una especie de “Inception” a la japonesa. Con ritmo más lento, una fotografía blanca y negra, armoniosa, casi de ensueño y unos efectos especiales muy logrados, que por momentos nos acercan al terror y por otros al cómic, se trata de una historia tierna y de una sencillez visual muy elegante. Su único defecto es quizás una preocupación excesiva por lograr la sorpresa, que lleva a abusar del punto de giro hasta el absurdo, alargando excesivamente una cinta que recortada podría ser mucho más efectiva.

A FIELD IN ENGLAND

Aunque también lenta, larga y con un argumento enrevesado y difícil que no acaba de atraparnos, es otra muestra de un trabajo fotográfico muy reseñable y de originalidad desbordante. En blanco y negro, casi fotográfica en la composición, narra en una extraña tragicomedia de terror los quehaceres durante la guerra de una panda de seis únicos personajes que por veces, quizás por el humor inglés de bajo presupuesto, pueden recordarnos a los Monty Python.

Sitges2

Por Denisse Lozano

Tres días en Sitges (I)

En esta ocasión tenemos un post muy especial o, más bien, unos cuantos!! Mi amiga/sister Denisse, estudiante de Dirección cinematográfica en la ESCAC, ha ido al Festival de Sitges y nos ha preparado a todos una crónica de sus experiencias. Me he tomado la licencia de dividirla en tres partes, para dosificar su fantástica colaboración. Os dejo con ella!

El tren con dirección a Sitges está cerca de su destino. Cogemos nuestra acreditación y nos la colgamos al cuello, integrándonos entre los múltiples cinéfilos que podemos reconocer en nuestro vagón gracias al merchandising. Una pequeña caminata atravesando parte del pueblo, casi en procesión, nos lleva hasta el Auditori, donde disfrutaremos de parte de las películas del día. Entramos a una sala impresionante (con 1380 butacas y un gran escenario) atestada de gente sonriente. Suena una campana que avisa a los últimos rezagados de que la proyección va a comenzar. Las luces se apagan y la pantalla se ilumina. King Kong irrumpe en la silueta del pueblo arrojando uno de los aviones atacantes al mar. Una voz por megafonía nos da la bienvenida. El público aplaude y vitorea emocionado. Comienza el 46º Festival Intenacional de Cinema Fantàstic de Catalunya.

Con acreditación de estudiante (la más limitada) y ojeras por el madrugón disfruté de tres días de sol y cine en los que pude ver varias películas casi en primicia. Voy a contar aquí mi opinión sobre ellas, no sin antes advertir de que la selección de filmes no es para nada significativa de la oferta del festival, mucho más amplia y probablemente con mejores títulos a destacar.

ALERTA SPOILER!  (Aunque procuraré no contar nada demasiado revelador, marcaré con un asterisco las críticas en las que me sea imposible).

Todo comenzó la mañana del lunes

MACHETE KILLS 

Una nueva entrega de la exitosa Machete que pudimos ver en primicia. Decir que es de Robert Rodríguez en este caso es extremadamente descriptivo. Oda a la comedia de la violencia (con guión y loca imaginativa a su servicio), deliberadamente cutre y explícita, sintonizó a la perfección con el público del festival, que rió a carcajadas durante toda la película. Personalmente, no soy una gran fan de este género, aunque me llevo imágenes imborrables como Sofía Vergara y su conjunto-metralleta o Lady Gaga vestida de negro (cuando la veáis, un día que no os apetezca pensar, lo entenderéis).

“Machete don’t tweet”.

WE ARE THAT WE ARE*

Primer contacto con el cine de terror y primer azucarillo que me deja el Festival. Se trata de un interesante tratamiento del canibalismo desde una historia de personajes que gira en torno al debate interno sobre la ética, la religión y la locura.  Con una atmósfera tensa y sugerente, intenta ser original de una forma elegantemente comedida hasta el clímax. Aquí rompe con la intimidad y se zambulle en el género de una forma abrupta y desmedida. Me imagino que muchos la alabarán por este cambio de tono al gore aunque desde luego yo no me encuentro entre ellos.

SAPI – POSSESSION

Creo que no podré olvidar el nombre del filipino Brillante Mendoza, que nos regaló unas palabras en la presentación de su película. Todo pintaba bien hasta que comenzaron las primeras escenas de la peor experiencia del festival. Se trata de un intento de pseudodocumental cámara en mano sobre el esoterismo filipino, supuestamente  basado en hechos reales, pero llevado hasta el género fantástico oscuro. Larga, aburrida, con problemas de tono, fotografía descuidada y efectos especiales pobres. Un guión confuso y extremadamente críptico (o eso espero), sólo me permite destacar atisbos de originalidad en algunos planos. Lamento ser tan crítica y tal vez ignorante (en la presentación de la película hablaban de Mendoza como poco menos que un nuevo genio), pero me hubiese gustado estar más cerca de la puerta en esta proyección.

La serpiente, imborrable.

carteles sitges I

Por Denisse Lozano