Reto cinéfilo – julio

23# Una peli que tengas pero que no hayas visto: “El viento se levanta”

una peli que tengas pero que no hayas visto

La última obra del maestro Miyazaki, que se desquita dando rienda suelta a su pasión: los aviones. Pese a que no me interesa en exceso el mundo de la aviación, la historia consiguió engancharme.

Aunque me sigo quedando con “El castillo ambulante” y “Mi vecino Totoro” por nostalgia de la infancia, guardaré un buen recuerdo de “El viento se levanta”, no tan indicada para niños como otros filmes de Studio Ghibli.

24# Una película con antónimos en su título: “Inside Out”

una pelicula con antonimos en su titulo

¡Qué joya nos vuelve a regalar Pixar! Es una auténtica delicia que sentará precedentes. El must del verano en cine familiar, porque los adultos la pueden disfrutar tanto o más que los niños. Viene en pack con un cortometraje previo llamado “Lava”, sobre un volcán romántico con música de ukelele.

25# Una peli de tu infancia que viste en el cine: “El rey león”

una peli de tu infancia que viste en el cine

¡Y seguimos con animación! “El rey león” no solo es una película de mi infancia, sino que es la primera película que vi en el cine, cuando tenía 3 añitos.

Recuerdo que fuimos un montón de personas de la familia, porque tengo la imagen de que ocupábamos como toda una fila de la sala. La anécdota que siempre me cuenta mi prima es que, cuando muere Mufasa, yo dije sollozando: ¡Ya no me gustaaaa! Jajaja Pero luego fue una de mis pelis preferidas durante mucho tiempo. Tenía el cassette con la BSO y lo escuchaba mientras jugaba en mi cuarto. Cuando llegaba la canción de Scar me daba un poco de miedo, pero la dejaba porque en realidad me gustaba.

Al volver a verla, para cumplir con este reto cinéfilo, ya al principio se me puso la piel de gallina con la canción “El ciclo de la vida”. Eso sí que es una intro…

Películas para 2015

¡Año nuevo, pelis nuevas; señores! He aquí los estrenos de 2015 que no me quiero perder. ¿Y tú, tienes algún must?

23 de enero: “Into the woods”

Le tenemos ganas; no se puede negar. Estrenada en USA el día de Navidad y a nosotros nos hacen esperar casi un mes más… ¡Pero seguro que merece la pena!

into the woods

 6 de marzo: “Mortdecai”

Creo que con esta película Johnny Depp nos va a sorprender; o al menos, yo tengo muchas esperanzas de que así sea.

mortdecai

Y también para el 6 de marzo, pongamos a la española Poster de Perdiendo El NortePerdiendo el norte”  como guilty pleasure. Ya solo viendo el trailer, sé que no me va a convencer del todo; pero es que Yon González y Blanca Suárez me pueden y, junto con José Sacristán y Javier Cámara son valores de producción que me harán tomar asiento delante de la pantalla.

27 de marzo: “Cenicienta”

No tengo más que añadir que lo dicho ya en un post anterior al descubrir las intenciones de Disney con esta película: extasiarnos lo máximo posible.

cenicienta2015

3 de julio: “Los minions”

Esas criaturitas amarillas que nos han invadido en todo tipo de merchandising, tendrán peli propia… ¡Banana! :D

 

17 de julio: “Pan”

Otro reciclaje de una historia preexistente, aunque esta vez en forma de precuela y no viene de la mano de Disney. Nos ponen a Hugh Jackman con pinta de pirata y a Cara Delevingne en modo sirena. Las decisiones de casting que no alcanzo a comprender son las de Tigrilla y Wendy.

pan

14 de agosto: “Inside out”

Ansiosa aguardo lo nuevo de Pixar. Va a ser muy bonita y seguro que estará cargada de valores para el público infantil.

Inside-Out

9 de octubre: “Crimson peak”

También hablé de esta película anteriormente. Qué ganas de ver un film de estética victoriana con Tom Hiddleston y Jessica Chastain.

Crimson-Peak

23 de octubre: “Hotel Transilvania 2”

¡La secuela de una de mis películas favoritas de animación! No tengo ni idea de cuál va a ser la sinopsis, pero en Halloween cae seguro.

hotel-transylvania-2

P.D.: La fechas exactas podrían variar. Por ahora son los datos que aparecen en FilmAffinity. ¡Feliz año 2015 everybody!

 

Tres días en Sitges (II)

Sitges es un pequeño pueblo costero donde, más allá del turismo veraniego y el Festival de octubre, parece pararse el tiempo. Paseando por las calles empedradas, junto a las playas y el puerto, pudimos comprobar que la villa se vuelca con el cine esa semana. Calles engalanadas con esqueletos, escaparates que parecen anticipar Halloween y una serie de stands con merchadising en el paseo junto al mar amenizaron los escasos descansos que nos tomábamos entre película y película.

Nuestra acreditación se terminaba con las primeras proyecciones de la tarde (por lo que muchos acabamos comiendo dentro de la sala), pero el martes alargamos nuestra estancia con gusto para asistir a la charla con Álex de la Iglesia. El cineasta, feliz de estar de nuevo en el festival que lo vio nacer, contestó de forma sincera y divertida a las preguntas del público. Nos contó anécdotas sobre sus películas, nos animó a ver “Las brujas de Zugarramurdi”, nos confesó que le gustaría hacer un musical y obligó a subir a saludar a Carlos Areces, que enseguida se fue para asistir a una de las proyecciones. De la Iglesia se puso serio para hablar del futuro del cine español y de la necesidad de reinventarse y atender la demanda del público de nuevas formas de consumo, pero también para alabar a Mario Casas como el mejor actor con el que ha trabajado, cuya cruz, según él, es ser demasiado guapo.

Tras esta charla esperé para asistir a la masterclass de Raúl García, animador en Pixar, que lamentablemente nunca llegó. Antes de todo esto, vestimos nuestro día con algunas proyecciones:

ONLY GOD FORGIVES

Coincidiendo director, parte del equipo y reparto de “Drive”, cabía esperar algo así como una segunda parte. Sin embargo, en mi opinión sólo los fans acérrimos pueden ignorar las carencias de esta película. La fotografía es impresionante, eso sí: composición perfecta, iluminación barroca con juego de sombras y vivas luces rojas, amarillas, verdes y azules. Sin embargo, cuesta encontrar el relleno de toda esta excelencia formal.  En una trama sobre un asesino en serie, lenta y difusa, Ryan Gosling roza la cara de póker continua en una sucesión de escenas de épica fallida.

Los amantes de la imagen podrán disfrutarla, los amantes de la técnica podrán reconocer cierta maestría en el uso del fuera de campo y la parte formal, los amantes del cine se aburrirán pasados unos minutos.

REAL

Otro azucarillo. Una película de Kurosawa (Kiyoshi, no Akira), narra la historia de un chico que se somete a un nuevo invento para entrar en la mente de su novia en coma y así intentar despertarla. Para que nos entendamos, podríamos decir que es una especie de “Inception” a la japonesa. Con ritmo más lento, una fotografía blanca y negra, armoniosa, casi de ensueño y unos efectos especiales muy logrados, que por momentos nos acercan al terror y por otros al cómic, se trata de una historia tierna y de una sencillez visual muy elegante. Su único defecto es quizás una preocupación excesiva por lograr la sorpresa, que lleva a abusar del punto de giro hasta el absurdo, alargando excesivamente una cinta que recortada podría ser mucho más efectiva.

A FIELD IN ENGLAND

Aunque también lenta, larga y con un argumento enrevesado y difícil que no acaba de atraparnos, es otra muestra de un trabajo fotográfico muy reseñable y de originalidad desbordante. En blanco y negro, casi fotográfica en la composición, narra en una extraña tragicomedia de terror los quehaceres durante la guerra de una panda de seis únicos personajes que por veces, quizás por el humor inglés de bajo presupuesto, pueden recordarnos a los Monty Python.

Sitges2

Por Denisse Lozano