Camita handmade para gatos

Ha llegado un nuevo miembro a la familia. Ni más ni menos que un gatito muy feliz de que lo rescataran de la soledad de un polígono…

Manchita, que así lo bautizaron mis primos pequeños, es muy sociable y juguetón. Además, tiene un gran instinto gatuno y “¡es tan suave que me quiero moriiir!” (Un minipunto para ti si has pillado la referencia cinematográfica jeje.)

Como me enamoré de él tan pronto lo vi, se me dio por hacerle una camita de trapillo para darle la bienvenida. Utilicé los dos colores que tenía en ese momento por casa: coral y mint. Luego compré una mantita de mascotas para hacer la cesta más mullida y acogedora. Y aquí está el resultado:

camita trapillo

manchita1

A Manchita le encanta jugar con los lazos de la cesta. (Para eso se los puse; así que, objetivo conseguido jeje)

A Manchita le encanta jugar con los lazos de la cesta. (Para eso se los puse, así que, objetivo conseguido!)

 

Os dejo los enlaces que me sirvieron de inspiración por si queréis hacer lo mismo. Al principio tenía pensado tejer un nido cerrado pero, por falta de tiempo, se quedó en una cesta más sencilla.

http://trapillo.com/blog/el-nido-para-mascotas-de-eilentein/

Tutorial en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=9v2f2HOTD9k

El motivo de este blog

Este blog de extenso nombre nace hoy con un propósito que no es ni más ni menos que el que tenían las bitácoras en su origen. No es que vaya a ser un diario en plan:

“Querido diario:

Hoy me ha pasado algo estupendo y te lo tengo que contar. Resulta que…”

No; no es nada de eso. Esa etapa de candaditos con llaves minúsculas ha terminado. Aunque sí que voy a contar cosas que hago en mi nueva aventura norteña; y con este adjetivo no me refiero a Juego de Tronos, sino al tiempo que pase en Donosti estudiando postproducción.

El título del blog no es idea mía, así que se me antoja obligatorio nombrar a la promotora del mismo: María Villanueva, una artista y amiga donde las haya.

La historia fue más o menos así: un día me encontraba delante del portátil, co-editando un documental contemporáneo que estábamos haciendo para clase. Como le llevaba tanto renderizar, me puse a hacer un cesto de trapillo, para aprovechar el tiempo en algo entretenido a la par que decorativo. Más tarde llegó María con la banda sonora original y, al yo comentarle lo que había estado haciendo, se le encendió la bombillita y sugirió la creación de un blog para contar las cosas que se pueden hacer mientras el ordenador piensa solo, emanando el título de sus labios…

Así que el blog aparece por este motivo y porque bastante gente me ha pedido que le cuente de mi vida durante el nuevo curso. Y como no voy a tener tiempo de hacer videollamadas con todos, ni de escribir cientos de sms o e-mails, voy contando por aquí y listo! ;)

En definitiva, que lo del renderizado es solo la excusa, porque en realidad pasan muchas más cosas interesantes en la vida cuando no existe la necesidad de estar pendiente de un porcentaje que se hace de rogar mientras va renqueando hasta el 100%.