Temporada de festivales

Hay que ver lo que mola septiembre (no, no pensaba lo mismo cuando estaba en mi etapa escolar y de instituto). En esta época del año en la que todo se vuelve a poner en marcha tras el letargo estival, llega una buena retahíla de festivales de cine:

La Biennale de Venecia, el Toronto International Film Festival y mi favorito, el Festival de San Sebastián. Locarno fue en agosto y, para Sitges, toca esperar hasta octubre. En cualquier caso, del que os vengo a hablar hoy aquí es del festival donostiarra, cómo no…

photocall 63SSIFF

Algun@s sabréis que llevo dos ediciones asistiendo de jurado joven al Zinemaldi. Este año también me seleccionaron para formar parte del mismo jurado, pero con todo el dolor de mi corazón, no podré asistir [se empiezan a oír llantos de pesar mientras dos manos teclean estas líneas]. Por qué tengo una pena tan grande? Por varios motivos:

  1. Ya no podré formar parte del Jurado de la Juventud nunca más, porque al parecer para la próxima edición seré una vieja (al sobrepasar el límite de edad permitido).
  2. Porque San Sebastián fue mi hogar durante un tiempo y, no poder visitar esa preciosa ciudad este año, me provoca nostalgia. Encima es Capital Europea de la Cultura 2016! Seguro que el ambiente y la oferta cultural es alucinante.
  3. Van a asistir al festival famosos increíbles!! Entre los que más rabia me da perderme están: Joseph Gordon-Levitt, Ewan McGregor, Gael García Bernal, Ethan Hawke y Hugh Grant.
  4. No podré ver la exposición sobre la visita de Hitchcock al País Vasco para el estreno mundial de “Vértigo” en el Zinemaldi (1958).

famosos-asistentes-64ssiff

Pero bueno, hay que ser optimistas y pensar que algún día podré volver. Mientras elaboro una lista con las películas que no me perdería si fuese al festival, os dejo con unas imágenes y el vídeo del Zinemaldi del año pasado. Ay, 2015… El año en el que tuve a pocos centímetros a mi idolatrado Tom Hiddleston!! <3

↓ Resumen en vídeo de mi experiencia en la 63ª edición ↓

Like si tú también crees que Tom Hiddleston sale maravillosamente en este vídeo ;)

Anuncios

Viaje a Hong Kong

A mediados de junio fui de viaje familiar a Hong Kong, un lugar que nunca me habría imaginado visitar. Siempre que pensaba en Asia como posible destino turístico, me decantaba por Japón o por la India, pero nunca por China.

Gracias a la celebración de la boda de mi primo en la antigua colonia británica, conocí Hong Kong, un destino bastante apasionante.

Hong Kong es frenética, multicultural y un lugar de contrastes. Al salir del aeropuerto, la primera sensación fue como si me cayera una losa encima por causa del intenso calor, mezclado con mucha humedad ambiental. ¡Pasaban de las diez de la noche y estábamos a unos 30ºC!

Todo lo que bebes, lo pierdes por la piel… Pero poco a poco te vas acostumbrando a la temperatura y respirar se hace menos complicado.

Vistas desde el hotel.

Vistas desde el hotel.

Impactan los rascacielos y los andamios de bambú. Mientras cruzaba el mar en ferry desde la península de Kowloon (donde nos alojábamos) hacia la isla de Hong Kong, me acordé de Toronto. La imagen era muy similar a cruzar el lago Ontario en barco, disfrutando del skyline desde el agua.

rascacielos

bar en las alturas

Pese a ser una gran urbe capitalista llena de hormigón, luces por doquier, cristaleras de vértigo y tiendas de lujo, también hay mucho verde: montañas atravesadas por las nubes y parques que dan sensación de frescor.

Kowloon park

Kowloon park

Mención aparte merece la gastronomía, que casi nada tiene que ver con lo que comemos en los restaurantes chinos de España. Lo que más disfruté fue la comida cantonesa, la propia de Hong Kong. Tomamos un delicioso brunch de dim sum en el que no dejaban de llegar curiosos platos. Y todo ello acompañado de té de jazmín. Si tuviera que quedarme con una sola cosa, sería con uno de los postres: sopa caliente y dulce de sésamo negro.

dim sum

Aunque es un viaje muy largo (que se hace más llevadero si vuelas con Emirates), me gustaría volver a Hong Kong para ver todo lo que me falta: templos, el gran Buda, museos… Y perderme de compras por los mercados de Kowloon. Como primera aproximación, el viaje ha sido fantástico, pero creo que debería volver en una época del año menos calurosa.

iced coffe

P.D.: Fue toda una experiencia ir a la peluquería en Hong Kong. En España es algo que intento evitar por todos los medios, pero el salón de belleza al que fuimos (para estar presentables en la boda) me dejó anonadada. Supongo que es algo cultural, por todo aquello del respeto y de mantener las distancias, pero me trataron con sumo cuidado. ¡Ni un solo tirón de pelo! Y el momento “lavado de cabeza” fue lo mejor del mundo. Además, me pusieron un té con dos revistas, la Vogue y otra de decoración. Ains!

hair saloon

Mi festival de San Sebastián como Jurado Joven

Este septiembre tuve la grandísima suerte de ir al Festival de cine de San Sebastián como integrante del Jurado Joven. No solo me reencontré con mi queridísima Donosti, sino que también pude pasar un tiempo genial con tres amigas. Lástima no poder haber visto a más gente, pero es que ser Jurado Joven absorbe mucho tiempo. ¡Son horas y horas frente a la pantalla! Pero qué manera tan fantástica de invertir el tiempo…

Además de ver decenas de films en versión original, también pudimos comprobar cómo son un buen puñado de famosos en carne, hueso y tinta (por aquello de los autógrafos jeje). Pero no solo de cine vive una, también hubo lugar para disfrutar de la gastronomía donostiarra y de visitar cuatro exposiciones. No lo digo, lo muestro (y disculpad la calidad de las imágenes, todo está sacado con el iPad):

Manjares_donostiarras

Platos del restaurante Bide bide. Ñam!

Viñeta de la exposición por los 50 años de Mafalda.

Viñeta de la exposición por los 50 años de Mafalda.

Exposición de la película "Metrópolis" en San Telmo.

Exposición de la película “Metrópolis” en el museo San Telmo.

Exposición "Frivolité: indumentaria del siglo XVIII".

Exposición “Frivolité: indumentaria del siglo XVIII”, también en San Telmo.

Otra exposición que vimos, pero en la que no se podían hacer fotos, fue la de Terry O’Neill, fotógrafo de leyendas como los Beatles, David Bowie, Audrey Hepburn, Kate Moss, Nelson Mandela, Amy Winehouse y un larguísimo etcétera.

No obstante, lo más relevante del viaje fue, por supuesto, el Cine (sí, sí; con mayúscula). Nos recorrimos todas las salas de la ciudad salvo los cines Trueba, nos dieron invitaciones por la calle y por la cara para ver películas en el gran auditorio del Kursaal, tuvimos cerca a estrellas del panorama nacional e internacional e, incluso, ¡fuimos figurantes en la gala de clausura! Tener a Raúl Arévalo a unos centímetros de distancia e intercambiar unas palabras con él, fue lo más emocionante del mundo mundial. Eso, junto al autógrafo de Pedro Almodóvar y la llegada de Orlando Bloom a la alfombra roja cual salvaje motero, serán las tres cosas que recuerde siempre con más entusiasmo.

Y aunque no pudimos ver todas las películas que queríamos ni a todos los famosos que pasaron por Donosti (que son muchísimos), no hay queja posible. Para quien le interese, dejo aquí un humilde vídeo con todas las películas que vimos (¿cuántas de ellas estarán este año en Cineuropa?) y los famosos que grabé, aunque en realidad nos encontramos con bastantes más. ¡Podría hacer una larga lista!